La fantasía española de Woody

     Parece ser que Woody Allen le ha tomado el gusto a inspirarse en la literatura decimonónica para sus últimos trabajos. Si en Match Point tomaba el arribismo de Zola y la novela naturalista francesa como objetivo, en la incomprendida El sueño de Cassandra (lástima de final fácil) era la tortura moral de Dostoyevsky. Ahora, en su célebre antes de estrenarse producción barcelonesa, vuelve su mirada a Henry James y a sus americanitas perdidas en la libidinosa Europa. Vicky y Cristina, sus protagonistas, son herederas de Daisy Miller y las bostonianas que pergeñó en su momento el novelista neoyorquino.

 

            Ahí tenemos a Scarlett Johansson, Javier Bardem y Penélope Cruz, con la pobre Rebecca Hall de convidada de piedra, dando cuerpo a la fantasía española de Woody. Porque ese es el calificativo que merece este film, el peor en la carrera del genio neoyorquino. Tal vez abandonar el mundo anglosajón le siente mal o se sienta en deuda con nuestro país merced al Príncipe de Asturias. Pero la impresión que se tiene al ver Vicky Cristina Barcelona es que se lo ha tomado como unas vacaciones, tanto físicas como creativas. Si no, no se entiende este guión tan lleno de arbitrariedades y donde el topicazo más hiriente cae de vez en cuando. Es posible que a Woody le parezca de lo más normal que un sujeto pintor tenga el título de piloto y un amigo que le deje una avioneta. A lo mejor es para él un símbolo de la libertad española, pero es un disparate. Tanto más cuando esta secuencia es un pretexto para que los personajes se vayan a Oviedo para enseñarla para el morro. Claro que podía ser peor. En un momento de la trama dos de los personajes se van a Sevilla. Afortunadamente, se nos ahorra ese episodio.

 

            Y así va todo. El novio americano de Vicky es metido con calzador en la trama cuando decide irse a Barcelona porque es guay casarse allí con ella (¡). Para gozo de los nacionalistas de la debilitada ERC, la misma Vicky se halla haciendo un master en identidad catalana en sus Estados Unidos natales (!!). Hay en los jardines de Barcelona tocaores convenientemente morenos y barbudos interpretando el romance anónimo (!!!). Hasta las prostitutas del Raval son encantadoras en esta impostura de película. Pero lo que a Alcancero más rabia le dio fue el tratamiento del ex matrimonio encarnado por Bardem, cuyo talento se contagia del despiste general del film, y la insoportable Pé, que al menos tiene el detalle de retrasar su insoportable presencia a la segunda parte de Vicky Cristina Barcelona. Sus peleas no dejan de ser el tópico de la pareja ardiente y gritona latina made in Hollywood. Y es que insistimos que Allen lejos de su anglosajonia parece perderse.

 

            Además, Allen da un paso atrás pues vuelve a sus historias, que parecían superadas, de parejas que se cruzan y descruzan entre ellas, modelo que hace tiempo agotó y del que se salvo gracias al giro dado por la gran Match Point. Y se contagia del mal de gran parte del cine catalán de caer en huecos personajes de diseño, todos ellos artistas y que viven en grandes casas de campo, como si el tema inmobiliario que ahora está estallando no les afectara. Eso sí, Woody le regala por el morro a Scarlett Johansson unos primeros planos absolutamente dignos de los que Stenberg montaba a su musa Marlene Dietrich. Woody, viejo verderón, tú si que sabes.

Anuncios

6 Responses to La fantasía española de Woody

  1. enderwiggin dice:

    Alcancero eres un poco duro, la película está bien. ¡Esas arbitrariedades de las que hablas son cosas del cine, pardiez! Penelope Cruz está estupenda, mejor que Scarlett, y el juego entre las dos, la evolución contraria de sus personalidades… Lástima lo del doblaje, y que en castellano no se aprecien las escenas en las que se alterna entre español e inglés.

  2. Microalgo dice:

    Eso me han dicho, mi General. Que la película se entendería mejor en versión original (una utopía en las salas comerciales de Cádiz).

    Y no se crea, Alcancero. Todos los pintores que yo conozco, incluso los dibujantes de cómic, todos-todos son pilotos. Mire, si no, al Maestro Mel, que es piloto de cazabombarderos…

  3. alcancero dice:

    Sí, es verdad lo del doblaje, pero es gracioso cuando la Pé dice lo de “niñata de mierda” como se nota que está marcando cada sílaba en un perfecto castellano.

  4. enderwiggin dice:

    claro, porque en la versión original lo dice en castellano y la otra teóricamente no se entera de casi nada.

  5. Aprendiz de arpía dice:

    Pues si, he de sumarme a los que les ha gustado la peli. No es la mejor de Mr. Allen por supuesto, pero es entretenida, y claro que el doblaje choca bastante, pero Bardem lo hace bien, y yo que detesto a Pe con todas mis ganas, hasta la tolero, cree que hace bien de desequilibrada.
    Y lo que más me gusta de las pelis de W.A. ¿de donde saca siempre esas casas tan maravillosísimas? el otro día volví a ver ‘Melinda y Melinda’ y……Diossss……. que casas, ¿por qué?¿por qué?¿por qué?

    ¿no opina nada de Che, el Buenicio del Toro, como bien lo bautizó amiga trini?

  6. alcancero dice:

    A lo mejor es que la Pe hace bien de histérica porque ella misma es una, quién sabe.

    Respecto a lo del Che, si ve el post “Max mix de final de verano” habló de ella.

    Y sobre las casas, aproveche, pues con la crisis financiera me veo al cine otra vez como en los tiempos de la depresión de los años 30, sacando cabañas de latón donde viviran todos los empleados de Lehman Brothers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: