Ambición desmesurada

Pozos de ambición hace honor a su título. Dos horas y media de cine ambicioso, pretencioso y con vocación totalitaria de machacar al espectador con la épica americana. Rodada en los mismos escenarios donde se filmó otra historia petrolera, Gigante, adapta la novela de Upton Sinclair, novelista social que es famoso por producirle a Eisenstein Que viva México, aunque por razones desconocidas le retiró el apoyo y dejó la película a medias. A lo mejor por los antecedentes del novelista Pozos de ambición tiene ese airecillo de película a lo Erich Von Stroheim en su naturalismo.

La historia nos cuenta el ascenso de un petrolero a primeros del siglo XX. Hombre hecho a si mismo, pasa de minero a magnate a base de tesón. Como todos estos, es un hombre cruel y despiadado, consigo mismo y con el mundo. Uno de sus problemas será el chocar con un joven predicador evangelista en el pueblo donde tiene su yacimiento más rico. Algunos han visto una metáfora del actual momento político americano, con la relación entre petroleros y cristianos radicales, pero no es el caso. Paul Thomas Anderson, el director de Magnolia, demuestra su ambición de crear historias complejas y sus limitaciones como guionista. Aunque no se trata de una trama coral, sino focalizada en Daniel Day-Lewis, auténtico pivote de la película, falla. No se sabe muy bien que quiere contar, si la relación con su hijo o con el joven evangelista. Bambolea entre ambos vectores sin decidirse por ninguno, lo que lleva a la película a un desarrollo vacilante. De hecho, el final parece decantarse porque la trama principal era la del predicador, pero llega demasiado tarde para soldar el film. Aunque lo chocante de este estupendo desenlace, todo lo contrario que la cacareada Juno, ayuda a dar la impresión de que las dos horas anteriores son mejores de lo que ofrecen en realidad. De hecho la trama del evangelista no ocupa tanto en el metraje como para darle el tratamiento estelar final. En cualquier caso, es una conclusión que salva a Pozos de ambición de ser una clásica historia de magnate cuyo ascenso social le lleva al fracaso personal.

Anderson muestra brillantes momentos de genio, pero estos se mezclan con algunos bastante flojos y con problemas de ritmo. Entre los primeros, ver como antes de invadir países musulmanes los petroleros americanos ya daban coba a su propio pueblo para poder extraer el oro negro. Entre los segundos, la alargada trama del hermano que de pronto aparece en la vida del minero, que se descubre muy funcional para propiciar determinado giro de la trama. Demasiado irregular como para levantar los delirios que Pozos de ambición ha despertado en ciertos sectores. Como siempre, Day-Lewis actúa al borde la apoplejía y además su personaje cojea, lo que le habrá ayudado a ganar su segundo Oscar.

Anderson, que consiguió el premio en Berlín como director, no es un mal cineasta, pero necesita un buen coguionista que le ayude a limar sus problemas de estructura y le centre en su megalomanía narrativa. Un poco más de humildad y puede ser un director a valorar en el futuro. Mientras, presenta demasiadas carencias como para ser considerado como a él le gustaría uno de los grandes.

Anuncios

2 Responses to Ambición desmesurada

  1. Microalgo dice:

    No sé por qué, DDL me parece, también, un actor fallido. Lo mismo que Quinn cabía dentro de cualquier raza (esquimal, griego, mexicano, alemán, portugués), éste no parece caber en ninguna. Ni idea de por qué.

  2. alcancero dice:

    Es de estos actores que no se relajan nunca. Quiero decir, si tiene que coger un vaso de agua de la mesa, no lo hace normalmente, sino que tiene que exagerarlo todo y convertirlo en un momento fundamental de su actuación. Tanto subrayado llega a cansar. No obstante, eso le hace capaz de ser el solito el pivote de una película, como en este caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: